Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La subasta de interrumpibilidad eléctrica de 2017 tendrá a la planta de Inovyn Martorell como protagonista. Regresa tras un año de castigo por parte del Ministerio de Industria. Pero el regreso de Inovyn no será por todo lo alto.

Según ha podido saber El Periódico de la Energía, la planta de Inovyn Martorell no podrá competir por los bloques de 90 MW en la subasta de interrumpibilidad.

La causa no es otra que la directiva contra el mercurio de la UE por la que la empresa se ha visto obligada a cerrar las celdas de mercurio con las que había aumentado la producción de la planta y conseguido superar la barrera de los 90 MW y así poder optar a los bloques.

En 2014 la empresa decidió aumentar las líneas de producción en cuatro celdas de mercurio. Gracias a ello, la planta alcanzó los 90 MW. Pero tras la sanción de Industria, el futuro de Inovyn Martorell sigue en el aire, y más cuando ha tenido que cerrar las celdas de mercurio por lo que no podrá acceder a su bloque de 90 MW.

La directiva contra el mercurio dice que diciembre de 2017 es el límite que fija para reemplazar los procesos de producción que utilizan mercurio por otros más limpios. Pero España se ha erigido como abanderado de ello y ya están llevando a cabo la aplicación en las distintas plantas que utilizaban mercurio.

Fuentes de la empresa no han querido comentar nada al respecto. Ahora la empresa acudirá a la subasta de interrumpibilidad pero solo para poder optar a los bloques de 5 MW, con los que obtiene muchísimo menos dinero de lo que podrían hacerlo si lo hubiesen hecho al de 90 MW.

Tradicionalmente, cada bloque de 5 MW ronda el millón de euros, algunos más, otros menos. Pero en el caso de un bloque de 90 MW, la cantidad asciende notablemente a unos 25-30 millones.

Este hecho, de no poder optar a más dinero hará más complicado el futuro de la planta. 500 empleos están en juego. Con solo unos 10-12 millones de euros de ingresos por la interrumpibilidad, se le hará cuesta arriba a la planta de Inovyn en comparación con los competidores europeos, sobre todo alemanes.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cinco + 1 =