La reforma energética mexicana dará sus frutos en diez años

0
Complejo Petroquímico de "Nuevo Pemex". FOTO: Pemex
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Complejo Petroquímico de "Nuevo Pemex". FOTO: Pemex
Complejo petroquímico de “Nuevo Pemex”. FOTO: Expresión

La reforma energética mexicana, que abre la industria petrolera al sector privado y cuyas leyes reglamentarias fueron aprobadas el miércoles por el Congreso, tardará en “madurar” una década, afirma el senador y presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna, uno de sus impulsores.

Diez años es el plazo previsto que necesitará Pemex para convertirse en una empresa productiva. La petrolera estatal debe cambiar totalmente su gestión, comenzar a invertir y, lo más importante, revertir la caída de su producción.

Penchyna añadió que este nuevo modelo es “eficiente, competitivo y verde”, además ratifica la rectoría del Estado, la propiedad de los mexicanos sobre los hidrocarburos, moderniza las empresas estatales, y “delinea un futuro sustentable”.

Además advierte que, es urgente avanzar en la denominada “ronda cero” en la que las autoridades adjudicarán a Pemex los yacimientos petroleros solicitados, y luego a la “ronda uno”, para convocar a las demás empresas interesadas en participar en las convocatorias para comenzar a explorar y producir.

Penchyna espera que se pueda realizar la “ronda uno” a finales de este año o “a más tardar a principios de 2015” para que comience a fluir la inversión privada y se pueda elevar la producción de crudo y gas, que es el objetivo de la reforma.

Crecimiento y empleo

David Penchyna, senador y presidente de la Comisión de Energía del Senado, uno de los promotores de la reforma energética. FOTO: Oil and Gas

El nuevo modelo energético de México promete elevar tres puntos el PIB al 2025, atraer anualmente 10.000 millones de dólares de inversión extranjera, crear al año 500.000 empleos extras y bajar los precios de la electricidad y el gas, según sus impulsores.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró que el país producirá “energía limpia y de bajo costo”, generará “empleos bien remunerados” y garantizará la protección del medio ambiente.

Para la reforma energética se estudiaron las industrias petroleras de 16 países y se visitaron siete de ellos: Reino Unido, Noruega, Azerbaiyán, Colombia, Brasil, Estados Unidos y Canadá. Según Penchyna, el nuevo modelo mexicano no es copia de ninguno sino que responde a las condiciones particulares del país, lo que lo hace “único”.

 

 

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × 4 =