Las acciones de RWE se desploman un 10% tras anunciar la suspensión del dividendo

0
Vista parcial de la sede social de RWE.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El grupo energético alemán RWE registró pérdidas netas de 200 millones de euros al cierre del ejercicio 2015 como consecuencia de la depreciación de sus activos en Alemania y Reino Unido, tras lo que el consejo de administración propondrá a la junta general de accionistas la suspensión del dividendo ordinario correspondiente al ejercicio. La noticia ha provocado una caída del valor de sus acciones del 10% en la Bolsa alemana. 

La ‘utility’ alemana calcula que el empeoramiento del negocio de generación ha provocado un ajuste negativo de 2.100 millones de euros en el valor de sus centrales eléctricas en Alemania y Reino Unido, además de asumir una amortización de 900 millones en relación con impuestos diferidos.

La compañía indicó que sin tener en cuenta elementos extraordinarios su beneficio neto anual fue de 1.100 millones de euros, dentro de los rangos previstos por la empresa, con un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 7.000 millones, muy por encima de las expectativas.

Asimismo, RWE adoptó medidas significativas para reducir su endeudamiento, que bajó en torno a un 20%, hasta 25.100 millones de euros, principalmente mediante la venta en marzo de 2015 de RWE Dea.

Por otro lado, la compañía germana anunció su intención de ampliar en un 10% el capital de la nueva sociedad cotizada que agrupará su negocio de renovables y redes mediante la emisión de nuevas acciones en 2016.

El consejo de administración de RWE ha informado de que propondrá a la junta general de accionistas del próximo 20 de abril la suspensión del dividendo ordinario, así como una significativa reducción del dividendo a distribuir entre los accionistas preferentes de la sociedad.

De este modo, la multinacional pretende abonar 0,13 euros por acción entre sus accionistas preferentes y no realizar reparto de dividendo para sus accionistas ordinarios. El año pasado, tanto accionistas preferentes como ordinarios recibieron el pago de un euro por acción.

“En vista de las actuales perspectivas económicas sobre generación convencional, hemos adoptado una decisión nada fácil sobre el dividendo que sabemos que podría defraudar a muchos accionistas”, declaró Peter Terium, consejero delegado de RWE.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

19 − 11 =