Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Directivos de las compañías Acciona Energía, Enagás, Repsol, Iberdrola, Endesa y X-Elio han reclamado hoy que la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética cree un marco predecible y que no caiga, como en el pasado, en precipitaciones que lleven a errores que generen coste económico.

El consejero delegado de Acciona Energía, Rafael Mateo; el presidente de Enagás, Antonio Llardén; el consejero delegado de Endesa, José Bogas; el de Repsol, Josu Jon Imaz; el de X-Elio, Jorge Barredo; y el director corporativo de Iberdrola España, Fernando Bécker, han participado este jueves en una mesa redonda sobre la futura norma dentro de una jornada organizada por El Economista.

Mateo ha dicho que hay que “planificar ordenadamente” y ha recordado que su compañía tiene la mitad de su negocio en el exterior y el cien por cien de su crecimiento próximo tras la moratoria de cuatro años en el sector de las renovables en España.

Ha afirmado que esa falta de planificación, con cambios en los regímenes de retribución, ha tenido “nefastas consecuencias para los inversores”.

Respecto a las interconexiones energéticas, ha dicho que es favorable siempre que haya una simetría fiscal y tributaria que evite que compañías de unos países tengan ventajas sobre las de otros y que contribuyan a reducir los costes domésticos por pagos de capacidad (los que se hacen para mantener abiertas centrales que actúen de respaldo en momentos de baja generación).

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, se ha mostrado totalmente a favor de que se incrementen las interconexiones, pues sin ellas “todo este bello edificio cojea”, ha dicho en alusión a los objetivos europeos de incremento de renovables.

Por su parte, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha defendido una transición ordenada “para cumplir con las garantías de suministro”, pues aunque el incremento de la demanda que haya a partir de ahora se hará con renovables, en la transición esas energías tendrán que ser respaldadas.

Por eso, ha dicho que en el periodo de transición a la economía descarbonizada habrá que buscar mecanismos que hagan viables centrales de respaldo que generan electricidad a partir de combustibles fósiles y que funcionarán sólo entre 1.500 y 2.000 horas al año,

Por su parte, el director corporativo de Iberdrola España, Fernando Bécker, también ha pedido que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética lleve “la seguridad jurídica a la planificación”, así como una revisión de la fiscalidad y que se le dé un tratamiento conjunto en todos los niveles de la Administración (central, autonómica y local), además de eliminar todo lo que distorsiona el mecanismo de precios.

Por su parte, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha afirmado que los objetivos de reducción de emisiones de CO2 se deben alcanzar con el menor coste posible y buscando la eficiencia.

En este sentido, ha recordado que Estados Unidos ha sido uno de los países que más ha reducido sus emisiones, pese a no firmar el Protocolo de Kioto, al sustituir el carbón por gas natural en la generación eléctrica.

También ha pedido que el debate sobre la transición energética contemple la industrialización, ya que hay industrias, como la automoción, que representa un 10,5 % del empleo en España y, además, éste es estable y de calidad, al tiempo que ha alertado contra la precipitación de introducir tecnologías no maduras.

Por su parte, el consejero delegado de la empresa de energía renovable X-Elio, Jorge Barredo, ha criticado las trabas al desarrollo del autoconsumo y ha apuntado que la mayor integración de las renovables vendrá por una mayor predictibilidad en los objetivos de política energética.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × dos =