Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Noruega cubre casi la mayoría de su demanda eléctrica con energías renovables, casi todo hidroeléctrica. No tiene casi capacidad para añadir más megavatios verdes a la red nacional, por eso está buscando una solución para dar cabida a la industria eólica marina.

Y esa solución la ha encontrado en el sector petrolero donde es uno de los mayores productores de Europa. La firma estatal petrolera Statoil está muy metida en eólica marina y cree que puede ser la combinación perfecta para conseguir reducir las emisiones de las plataformas petrolíferas que tiene alrededor de su costa.

Statoil, a través de su programa de energía eólica marina Hywind, está probando en Escocia, en un parque pequeño de cinco turbinas, que la electricidad que genere vaya directamente a una serie de plataformas petrolíferas que se encuentran cerca.

Hasta ahora, las plataformas de crudo prácticamente autoconsumen electricidad con el crudo que producen. Es muy difícil y costoso llevar un cable de la costa hasta distancias tan lejanas. Noruega eso solo ha conseguido hacer en cinco plataformas.

win-win

Sí funciona el proyecto en Escocia, Statoil desplegará este programa en buena parte de las plataformas petrolíferas noruegas.

La industria del petróleo y gas es la principal fuente de emisiones nacionales de dióxido de carbono y una espina en el lado de los políticos con conciencia ambiental.

Según los últimos datos, la producción de petróleo y gas en alta mar representa el 28% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Noruega en 2015.

Ahora con esta forma de autoconsumir electricidad, esas emisiones se verán reducidas. De esta manera, Noruega matará dos pájaros de un tiro. Dará vida a la industria de la eólica marina y conseguirá reducir las emisiones de su enorme sector petrolero. Un win-win en toda regla. Todo un acierto.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

4 × cuatro =