Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los fenómenos agravados por el cambio climático, como los episodios meteorológicos extremos o la degradación de los ecosistemas costeros, fuerzan ya a varias decenas de millones de personas a migrar de sus lugares de residencia cada año, que suelen ser “invisibles” para los gobernantes.

Así lo han destacado hoy expertos de diferentes disciplinas en el primer Simposio sobre Migraciones Climáticas que celebra durante este martes en Madrid la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

En tanto que las migraciones climáticas son un fenómeno relativamente nuevo y no están debidas siempre a la misma causa, ni siquiera a un único motivo, los investigadores coincidieron en que aún falta más investigación para cuantificarlas, si bien calculan que ya son decenas de millones de personas desplazadas cada año por esta causa.

Entre los datos que se conocen, se sabe que entre 2008 y 2014 los eventos meteorológicos extremos desplazaron de sus hogares a 184 millones de personas, lo que da una media de 26,4 millones de seres humanos al año, según la investigadora del Centro Nacional de Investigación Científica Belga, Sara Vigil.

La predicción es que esos eventos extremos desplacen a 200 millones de personas anualmente desde 2050, ha indicado la investigadora.

María Jesús Herrera, jefa de misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), ha explicado que a los desplazados por causas climáticas se les mete, a nivel oficial, en el grupo de “migrantes por motivos ambientales”.

Como tales se entiende “a aquellas personas que debido a un cambio repentino o progresivo en el medio ambiente, que incide adversamente en sus vidas o en las condiciones de vida, se ven obligadas a abandonar el lugar habitual de residencia”.

En tanto que esta definición es antigua, de 1951, la convención de la OIM “no refleja el concepto de refugiados climáticos”, puesto que ni en los años cincuenta existía el fenómeno ni se ha actualizado la definición para proporcionar una base legal en el derecho internacional con el fin, por ejemplo, de definir un marco financiero para apoyarles.

Isabel Aranda, encargada de los programas de acción contra el calentamiento en la convención marco de cambio climático de la ONU, ha señalado en su intervención que la situación de los desplazados climáticos está contemplada en el llamado Mecanismo de Pérdidas y Daños del Cambio Climático, creado por los países en 2013.

Sin embargo, este mecanismo está siendo aún desarrollado y no cuenta con financiación específica en esta materia.

En lo que han coincidido los expertos es en que las personas desplazadas por las consecuencias del cambio climático “son las más pobres y marginales” -también las menos responsables de las emisiones que han provocado el cambio climático- y sus movimientos migratorios por este motivo se producen dentro de sus propios países o en lo que llaman “el eje Sur-Sur”, es decir, de un país pobre a otro.

Han abogado también por que la mejor herramienta es la prevención y la inversión en planes de adaptación al cambio climático, como sistemas de alertas temprana de riesgos, y la protección y asistencia a los afectados.

En esa línea, uno de los temas de debate de la recién concluida cumbre del clima de Marrakech fue la continuidad más allá de 2020 del Fondo de Adaptación, si bien la dotación de este fondo apenas alcanza los 81 millones de dólares, “una cifra inferior a la que el Real Madrid pagó por el fichaje de Gareth Bale”, ha recordado a Efe el activista climático Nathan Thanki.

“La migración por el cambio climático no es un problema que tiene que ser solventado sino una realidad que tiene que ser manejada”, ha concluido Herrera.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × 4 =