Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Noruega dejará de utilizar gas para calefacción a partir de 2020. Se trata del primer país que llevará a cabo esta prohibición en todo el mundo. Con esta medida, el país nórdico piensa dejar de emitir 340.000 toneladas anuales de gases de efecto invernadero. Un dato que no es mucho si se tiene en cuenta que emite 53,9 millones de toneladas cada año.

Pero es un paso más en su lucha contra el cambio climático. Cualquier edificio, casa, instalaciones, empresas, instituciones públicas, todos tendrán que calentarse dentro de tres años con otra forma que no sea con gas natural.

Y el mercado noruego maneja varias opciones que serían válidas como la electricidad (Noruega tiene un 95% de hidroelectricidad en su mix) con bombas de calor, calderas de biomasa, geotermia o hasta quemando madera valdría.

Esta es una medida más en su lucha contra el cambio climático. Cabe recordar que Noruega ya anunció que a partir de 2025 los coches de gasolina y gasóleo dejarán de funcionar en el país.

Pero, hasta una medida de este calado, ha traído su polémica. Según cuenta el diario The Independent, hay grupos ecologistas que le han pedido a Noruega un mayor esfuerzo en la reducción de emisiones. ¿Por qué? Porque Noruega es el mayor productor de petróleo de Europa y solo su industria genera 15 millones de toneladas equivalentes de CO2 al año.

Pero claro, desprenderse de la industria noruega es perder a la gallina de los huevos de oro. Es el pan de cada día en el país escandinavo. La gran fuente de ingresos del país con la que han sobrevivido durante siglos.

Sin ir más lejos, la noruega Statoil y otras lucharán por hacerse con casi 100 licencias nuevas cerca del Ártico que el país ha sacado en licitación. Una prueba más de que Noruega no quiere abandonar el petróleo.

Además, si no deja de producir combustibles fósiles, sería como hacer un pan con dos tortas, porque por mucho que prohíba el gas para calefacción, su petróleo o gas natural que sale de sus pozos se utilizará en otros países, entre ellos España, con los que se contamina igual.

En definitiva, un pequeño paso en la lucha contra el cambio climático, que ayudará al país en su objetivo de reducción de emisiones pero no al resto de países. Pero por algo se empieza.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Trece − uno =