Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La preocupación entre los trabajadores de Siemens Gamesa es creciente. No es solo porque los directivos les han anunciado que van a reducirles hasta el 34,5% de la parte variable de su salario sino porque las condiciones de sus compañeros alemanes son tan ventajosas que temen que el recorte principal sea entre la plantilla de España y la de Dinamarca.

“Hasta la llegada de los alemanes se contabilizaba la parte variable en función de los objetivos alcanzados de enero a diciembre, pero ahora lo han cambiado de octubre a septiembre, lo que supone que han quitado el último trimestre, necesario para que los trabajadores cumplan con sus objetivos anuales y además con el cambio del Consejo de Administración de hace unos meses, también los sustituyeron por otros, con lo que la compañía alega que no pueden pagar más del 34,5%”, señalan fuentes sindicales, “sin embargo, los trabajadores de Siemens en Alemania no solo cobran 2,5 veces más que los de Gamesa en España, sino que van a cobrar alrededor del 130% de la parte variable y además tienen una garantía de empleo de tres años, por lo que no temen que les despidan”.

La descofianza se ha extendido entre la plantilla española. Cuando anunciaron la fusión, la dirección de la compañía se reunió con los sindicatos y les informó de que la compañía no necesitaría una reestructuración ya que estaba equilibrada gracias a los procesos de ajuste de 2012, pero ahora a nadie le queda duda de que va a haber un recorte.

“Los primeros que ya saben que van a cerrar son los de la fábrica de palas de Miranda de Ebro, a finales de este mismo año echarán la persiana“, explican las fuentes, “son unos 150 trabajadores que ya saben que no tienen futuro en Gamesa porque es una fábrica de pequeñas dimensiones que no se puede redimensionar, comenzó a funcionar en 2007 y ya no tienen pedidos, lo que supone unas 150 personas que se quedarán sin trabajo”. Sin embargo, los sindicatos han anunciado que están en negociación con la empresa para reindustrializar la zona e intentar reubicarles.

“Otro de los que van a sufrir grandes recortes es Adwen, solo se salvarán aquellos trabajadores que Siemens haya traspasado a su área de offshore y los que den soporte a los parques offshore en construcción, y como muestra el anuncio del reemplazo de la turbina eólica marina Adwen AD-8 por la plataforma D8. Lo siguiente será su desaparición, lo que supone otro centenar más de personal”, añaden las fuentes, “parece que los alemanes han comprado Gamesa para quedarse con sus máquinas y los procesos y no porque los negocios eran complementarios, que es lo que decían durante la fusión”.

Además, la caída en bolsa de la compañía no está ayudando a mejorar esos números y por eso se prevé que el plan de negocio se presente antes del Capital Market Day, el 15 de noviembre, y así que el mercado recupere la confianza, “y después de la fábrica de Miranda de Ebro, y Adwen, no se renovarán a los eventuales y se ajustará un poco más el personal de oficina, en total, se calculan unos 400 trabajadores solo en España, lo que supondría un poco más del 10% de la plantilla”, advierten las fuentes.

“El sector toma como referencia la plantilla de Vestas, que es de unos 21.000 trabajadores, así que si Siemens Gamesa Renewable Energy necesita ajustarse a mercado, estaríamos hablando de reducir entre 5.000 o 6.000 trabajadores a nivel mundial para que sea competitiva”, señalan.

Mientras tanto, las negociaciones entre sindicatos y empresa por la retribución variable ya están provocando turbulencias y aunque se han dado de plazo para llegar a un acuerdo hasta el próximo miércoles, los primeros han dicho que de no haber acuerdo habrá un conflicto colectivo, se llevará a los juzgados y se convocará a las movilizaciones.

Se avecina tormenta.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

10 + 3 =