Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Renault se suma a la moda de los fabricantes de automóviles que quieren desarrollar baterías para el hogar. Sigue así los pasos que han dado antes Tesla con su Powerwall y Mercedes. Pero la marca francesa ha dado un paso más allá.

Se ha unido junto a Powervault (donde es el principal inversor) para dar una segunda vida a la batería de sus coches eléctricos. Lo que va a hacer Renault es coger una batería usada de un Zoe y la va a convertir en una Powervault, en una batería para autoconsumo energético en el hogar.

Esta colaboración reducirá el costo de las baterías inteligentes Powervault en un 30% y así promoverá el despliegue en el sistema nacional de energía del Reino Unido, de donde es la firma de baterías para el hogar.

Ahora, la empresa, que está en pleno proceso de crowdfunding, va a testar la nueva batería reutilizada en unas 50 casas.

Powervault permite a sus propietarios a adoptar un estilo de vida más inteligente mediante el aumento de la capacidad de almacenamiento y por lo tanto, el uso de la energía generada a través de sus propios paneles solares.

Las unidades PowerVault también pueden cargar automáticamente utilizando una energía de bajo costo en horas valle. Este sistema se encuentra en el corazón de la casa inteligente, optimizando el uso de la energía. Además de reducir el costo de producción del sistema PowerVault, la segunda vida de las baterías puede optimizar el ciclo de vida de las mismas antes de ser recicladas.

“Con esta asociación para el almacenamiento de energía doméstica con Powervault, Renault añade un nuevo ladrillo en su estrategia global para la segunda vida de sus baterías, que cubre ya muchos usos de los edificios industriales a residencias. En segundo lugar la vida no sólo ofrece un período adicional de uso de baterías de vehículos eléctricos antes de reciclar, sino que también permite a los consumidores ahorrar dinero. Es un win-win-win: para los propietarios de vehículos eléctricos, para los autoconsumidores y para el planeta”, asegura Nicolas Schottey, director del Programa de Infraestructura y baterías de Renault Vehículos Eléctricos.

Lo normal es que una batería de un vehículo eléctrico tenga una vida útil de unos 8 ó 10 años. Pero después de eso, tienen aún capacidad para algunas aplicaciones como el autoconsumo en el hogar. Está previsto que la Powervault, con baterías adicionales de Renault, tena una segunda vida de unos 5 o incluso otros 10 años más.

La prueba que realizará PowerVault comenzará en julio de 2017 y tendrá una duración de un año. Las 50 unidades probadas en Inglaterra se distribuirán entre las casas de los clientes de M & S Energy, la mayoría residencias de la ciudad de Hyde y viviendas sociales, así como las escuelas de la ciudad de Greenwich, a través de Solarcentury. M & S Energy se pondrá en contacto con los clientes elegibles para evaluar su interés en participar en esta campaña de pruebas.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cuatro × cinco =