Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha declarado que la “guerra al carbón” ha terminado, al prometer la cancelación de normativas del Gobierno federal que están “matando empleos” antes de firmar un decreto para empezar a desmantelar el legado climático de su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama.

Trump firmó una orden ejecutiva con la que quiere empezar a desmantelar las políticas medioambientales y el legado contra el cambio climático de su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama.

Una pieza clave del decreto de Trump, firmado en la sede de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, en inglés) en Washington, es que elimina el requisito de que las agencias del Gobierno federal consideren el impacto para el cambio climático en su toma de decisiones.

La orden de Trump pide también revisar y reescribir las directrices del Plan de Energía Limpia de Obama, lanzado en 2015 con la meta de que Estados Unidos reduzca para 2030 en un 32% las emisiones de carbono de las centrales eléctricas con respecto a los niveles de 2005.

En un breve discurso antes de firmar la orden, Trump proclamó el inicio de una “nueva era” para la producción de energía en EEUU y la eliminación de la “intrusión” gubernamental en el sector.

Trump declaró asimismo que la “guerra al carbón” ha terminado, al prometer la cancelación de regulaciones del Gobierno federal que, a su juicio, están “matando empleos” y anticipar una “nueva revolución energética”, centrada en fomentar la producción nacional.

El Gobierno de Trump defiende que su objetivo con los cambios decretados hoy es asegurar la independencia energética del país y, fundamentalmente, crear empleos.

En la ceremonia en la sede de la EPA acompañaron a Trump el jefe de esa agencia y escéptico del cambio climático, Scott Pruitt, los secretarios de Energía, Rick Perry, e Interior, Ryan Zinke, y el vicepresidente, Mike Pence.

Estuvieron también representantes, trabajadores y mineros de la industria del carbón, una de las más afectadas por las “regulaciones desastrosas”, en palabras de Trump, impuestas bajo el mandato de Obama.

El decreto no menciona el Acuerdo de París sobre el cambio climático que establece en Naciones Unidas medidas para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y que entró en vigor a finales de 2016.

Durante la campaña electoral, Trump prometió sacar a EEUU del Acuerdo de París y llegó a decir que la amenaza del cambio climático era un “invento” de China.

Pero el Gobierno de Trump todavía no ha decidido si cumplirá los compromisos del Acuerdo de París y varios miembros del gabinete del magnate, entre ellos los secretarios de Defensa, James Mattis, y Estado, Rex Tillerson, han dado señales de que están a favor de que EEUU continúe siendo parte del pacto climático.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Doce − cinco =