UGT exige una política energética de Estado para no cerrar la central térmica de Andorra

0
Pepe Álvarez, secretario secretario general de UGT.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha exigido al Gobierno central una “política energética, con todos los agentes implicados, que impulse un plan de reindustrialización que no lleve a ningún cierre de empresas ni a despidos masivos de trabajadores”.

Pepe Álvarez ha realizado estas declaraciones tras la visita a la central térmica de Andorra (Teruel), donde ha abogado por “revisar a fondo las políticas en relación al sector energético” del país. “Cuestionamos de manera clara el plan del carbón que prevé el cierre en 2018. Hoy eso no debería ser así, la situación que había en el momento en que se produjo ese acuerdo no es la que hay hoy”, ha apuntado.

Álvarez ha señalado que “sería una gran irresponsabilidad renunciar a una de las energías que han permitido que el país se haya desarrollado como lo ha hecho en los últimos años”. Ha agregado que hay otras que tienen que desarrollarse y formar parte de las prioridades del país en esta materia, “como la energía solar y la eólica”, pero eso no quiere decir que haya que renunciar a “una fuente de energía vital para las condiciones de vida del conjunto del país, como es el carbón”.

En este sentido, ha recordado que “alguien debería pensar que con las comarcas mineras hay una deuda histórica que nos ha permitido que el país se haya desarrollado como lo ha hecho. No se le puede dar la espalda al carbón. El coste de su mantenimiento para nuestro país es perfectamente asumible”.

Además, ha manifestado que otro de los aspectos que ha cambiado desde que se firmó el acuerdo es que “las emisiones de CO2 han bajado de manera importante”. “No estamos en el momento en que se hizo el acuerdo. Y las técnicas de convertir el carbón en energía ha mejorado también”, subrayó.

El secretario general de UGT ha afirmado que es un “escándalo” que Enel se plantee la posibilidad de cerrar después de llevarse sus beneficios al extranjero. “No hay ninguna razón, más allá de la de continuar expropiando los bienes de nuestro país para que vayan a la cuenta de resultados de una empresa pública italiana. Esto es un expolio en toda regla. Cómo van a cuestionar si la inversión es alta o no cuando nos han expoliado más de 20.000 millones de euros en los últimos 6 años. El Congreso debería analizar qué ha habido detrás de la venta de Endesa tal y como se vendió, cómo se expolió a nuestro país de un elemento tan importante como es esta empresa”, subrayó.

En este sentido, ha recordado que la empresa ha tenido 1.400 millones de euros de beneficio en 2017, 1.500 millones se prevén en 2018 y 1.700 en 2019. “Esto pone de manifiesto hasta qué punto no pueden cuestionar la inversión necesaria para poder mantener las dos centrales térmicas abiertas. No hay argumentos para no hacerlo”, indicó.

“Teruel no se merece una situación como la que sufriría como consecuencia del cierre tanto de las minas como de las centrales térmicas. Los trabajadores de las minas y las centrales deben tener plena conciencia de que UGT va a ser beligerante en defensa de las minas y actividad de las centrales y en defensa de la permanencia de los puestos de trabajo en estas comarcas”, ha considerado.

Además, ha reiterado que si quieren hacer planes de reinversión y reindustrialización, que los hagan, pero que no los condicionen “a ningún cierre”, porque cuando se condicionan a esto están abocados al fracaso. “No han funcionado en ningún sitio. Es imprescindible un plan de reindustrialización para que esta comarca no sea monocultivo y tenga elementos suficientes y equilibrados para asegurar el futuro. No vamos a aceptar un plan de viabilidad de millones para hacer autovías y que luego se cierren las minas”, concluyó.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Nueve − 3 =