Un único almacén nuclear es más económico y seguro que varios, según la rusa Rosatom

0
Villar de Cañas, el municipio donde se prevé ubicar el ATC.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Construir un único almacén de residuos de alta radiactividad, en lugar de optar por varios emplazamientos, es “mucho más eficaz” en términos económicos y de seguridad, asegura a EFE Oleg Kryukov, de la Corporación Estatal rusa de Energía Atómica Rosatom.

En una entrevista con la agencia de noticias, el director de Política de Residuos Nucleares de la compañía, la segunda del mundo en generación de electricidad de origen nuclear, explica que Moscú ha invertido más de veinte años en la búsqueda de un lugar adecuado para su almacén centralizado de residuos de alta radiactividad.

Finalmente, ha elegido una masa de roca cercana a la ciudad de Krasnoyarsk (Rusia), añade Kryukov, que ha asistido en Madrid a un simposio organizado por la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA, en sus siglas en inglés).

En estos momentos, el Operador Nacional ruso para la Gestión de Residuos Radiactivos “está en proceso de obtener una licencia para construir un laboratorio de investigación subterráneo” en la zona de Krasnoyarsk para estudiar las propiedades de dicho macizo rocoso.

De confirmarse su seguridad, el laboratorio se transformará en un almacén de desechos nucleares.

En España, la mayoría de las organizaciones ecologistas defienden la opción de construir almacenes temporales en los emplazamientos de las propias plantas nucleares, frente al futuro Almacén Temporal Centralizado de residuos de alta actividad, que ha proyectado el Gobierno en la localidad de Villar de Cañas (Cuenca).

En opinión del director de política de residuos de Rosatom, que produce más del 33% de la electricidad en la parte europea de Rusia, un único almacén centralizado es “mucho más eficaz en términos económicos y de seguridad y protección”.

Igual que ocurre en otros países, Rusia también se enfrenta a la oposición de la opinión pública para construir instalaciones que acojan residuos radiactivos, incluidos los de baja y media actividad.

Otro problema de este país, reconoce este directivo, es el de la eliminación del grafito irradiado (de baja y media radiactividad) de los reactores tipo RBMK.

Hoy, los únicos reactores con esta tecnología aún operativos se encuentran en Rusia, en las centrales de Leningrado, Kursk y Smolensk. Había otros dos reactores RBMK que operaban fuera de Rusia, en la planta de Ignalina (Lituania), pero ahora está cerrada, y ambos reactores están siendo retirados de servicio.

Según Kryukov, esta es una cuestión que todavía “no ha sido resuelta”. “Enterrar en las profundidades residuos radiactivos de las instalaciones de almacenamiento (grafito) costaría miles de millones de rublos”, advierte.

Explica, asimismo, que el desmantelamiento de una instalación nuclear “es un proceso intensivo en coste” y los fondos para hacerlo proceden de los ingresos de la venta de la energía eléctrica vendida.

Poner fuera de servicio a 37 plantas atómicas de la Federación Rusa es un proceso “costoso”. “El principal objetivo del operador es garantizar la reducción de los costes y mantener el nivel requerido de protección y seguridad, de manera que la energía nuclear pueda seguir siendo competitiva en el mercado de la electricidad”.

En definitiva, explica, “no hay problemas relacionados con la operación, la rutina del mantenimiento, desmantelamiento o la descontaminación de las centrales nucleares, así como con el nuevo tratamiento y acondicionamiento de residuos radiactivos (excepto el grafito)”.

Por otro lado, apunta a que en Rusia no existe el concepto de desarrollo o la reutilización de las zonas de desmantelamiento de las plantas nucleares, “algo que, si se aborda correctamente, podría no sólo reducir los gastos, sino también compensar por los costes socioeconómicos de la eliminación” de las centrales.

Rosatom incorpora más de 350 empresas e instituciones científicas y la única flota de propulsión nuclear del mundo; además, suministra combustible nuclear a quince países, controla el 17 % del mercado mundial de combustible nuclear (cuota de mercado de la fabricación) y también suministra combustible nuclear para reactores de investigación a nueve países.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

10 + 15 =