Varios expertos ligan la evolución del precio del crudo al control de la oferta

1
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

 

Pozos petrolíferos en EEUU.
Pozos petrolíferos en EEUU.

La evolución del precio del crudo irá ligada al control que ejerzan los países productores sobre la oferta, según expertos consultados por Efe, que destacan la importancia de las decisiones que puede tomar la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), especialmente Arabia Saudí.

Aunque reconocen que hay otros factores que presionan el mercado a la baja, como la caída de la demanda de China o el levantamiento de sanciones petroleras a Irán que podrán incrementar sus exportaciones, los analistas ven clave la actitud de la OPEP y la posibilidad de que haya una reunión extraordinaria de los productores en los próximos meses.

“Todo depende del juego de los productores, sobre todo de Arabia Saudí”, según Pedro Linares, de la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontifica de Comillas, ya que es el país con mayor control sobre el mercado, al tener la mayoría de las reservas y el petróleo más barato.

“Si Arabia Saudí decide seguir sacando todo el petróleo que puede, seguirá habiendo mucho más suministro que demanda y el precio seguirá bajando”, ha asegurado Linares, para quien el precio está ligado a lo que le cuesta producir el crudo a los saudíes, aunque ha asegurado desconocer ese tope.

Para el director del Programa de Energía del Real Instituto Elcano, Gonzalo Escribano, aunque el consenso de los analistas es que el precio se sitúe en 2016 alrededor de los 40 dólares el barril, puede quedarse por debajo si continúa el deterioro de la economía china y en especial si se acentúa la devaluación del yuan.

Ambos expertos han advertido de la inestabilidad política y social que se puede dar en países productores como Arabia Saudí, Rusia, Irán, Venezuela o Argelia, si los precios del crudo se mantienen bajos.

Una visión compartida por Standard and Poor’s (S&P), que también ha alertado esta semana de que el bajón del precio del petróleo supone “riesgos muy importantes” para las perspectivas económicas mundiales por la amenaza de una desestabilización sociopolítica en los países productores.

Linares ha apuntado que, a pesar de las pérdidas que un crudo barato implica para los países productores, esta situación puede tener un efecto positivo, ya que ahorrarían en las subvenciones al consumo doméstico del petróleo y tendrían una oportunidad de diversificar sus economías.

Entre las causas de esta racha bajista en los precios, Linares ha dicho que posiblemente está relacionada con una demanda “no tan alta como se esperaba”, en especial por la desaceleración de China, aunque matiza que también influye la existencia de un exceso de oferta en el mercado.

Asimismo, los dos expertos han coincidido en que la caída de los precios del petróleo es positiva para el conjunto de la economía mundial.

Para la analista de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), María Jesús Fernández, el bajo precio del crudo es un factor “indudablemente positivo” para una economía importadora de petróleo como la española, ya que deja más renta disponible a los ciudadanos, que puede servir para aumentar el consumo y el ahorro, y por ende, para reducir el volumen de deuda.

Además, Fernández dice que del lado de la oferta supone una reducción de los costes de producción de todos los sectores económicos y favorece la inversión.

Respecto a las implicaciones en el sector energético, Escribano considera que los beneficios económicos del bajo precio del crudo se deberían invertir en incentivar las energías renovables, en especial en países como India, México, Brasil o Marruecos, donde subsidian las gasolinas y el gas.

En su opinión, el bajo precio del petróleo es un incentivo para seguir consumiendo hidrocarburos en lugar de fomentar otras fuentes de energía alternativas.

Sin embargo, Linares no ve clara esa correlación, ya que -explica- el desarrollo de las renovables no depende de su competitividad ni de la evolución del coste del petróleo, puesto que no compiten en los mismos mercados, al destinarse las renovables a la electricidad y el petróleo a los hidrocarburos.

Los dos expertos consideran que la práctica del “fracking” o fractura hidráulica para extraer petróleo sí puede verse perjudicada por una evolución a la baja del barril de crudo en los casos en los que resulte más caro, ya que este procedimiento no tiene el mismo coste en todos los terrenos.

En opinión de Escribano, con un precio del crudo de 60 o 70 dólares por barril, en Estados Unidos se retomaría la producción por “fracking”, que en el último año se ha visto ralentizada por el abaratamiento del petróleo. 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

  1. En estos momentos parece que en gran medida la oferta determina el precio del petróleo. Pero dudo que Arabia tenga un poder de decisión tan elevado cuando suministra alrededor del 30% del petróleo de la OPEP, que viene a suponer un 12% de la demanda mundial, que es algo superior a los 90 mbd.
    Me parece bastante obvio que la guerra del petróleo tiene varios frentes, destacando la competencia con el fracking, los componentes geopolíticos, y la competencia con las renovables, que si existe, ya que si los precios del petróleo se elevan se hará más económico el impulso al coche eléctrico. Otra cuestión a tener en cuenta es la producción de otros productos derivados del petróleo como plásticos y fertilizantes.
    Pienso también que el precio del barril debe elevarse, ya que el actual está por debajo del coste de extracción (break-even) de la mayoría de los países, y por eso no es rentable su producción, siendo quizá la explicación actual la liberación de inventarios por necesidad de liquidez. Pienso también que el precio que puede alcanzar el barril vendrá determinado por el break-even del shale-oil. Me he permitido escribir algo al respecto que les invito a leer: http://golpedefecto.blogspot.com/2016/01/la-guerra-del-petroleo-la-opep-arabia.html

Dejar respuesta

uno × 3 =