Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Toyota ha presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra uno de sus últimos productos de baja gama. Se trata de I-Tril, una especie de caja de cerillas eléctrica que tiene hasta la función de conducción autónoma.

Es como una especie de Twizy de Renault o de un Nissan Land Glider. Pequeñitos pero matones. Este I-Tril tiene de todo. Lo peor su espacio. En el mejor de los casos puedes llevar a dos personas más.

Toyota is aiming the i-Tril squarely at "a sophisticated, single, 30-50 year old active female with...

La empresa cuenta con un mercado específico para el vehículo, con el objetivo de lleno en “un sofisticado, 30-50 años de edad activa, sola con dos niños y un estilo de vida vibrante” que vive en una pequeña ciudad de tamaño mediano.

Los 600 kg, 2,83 metros de largo y 1,46 metros de alto incorpora la tecnología de Lean activo de Toyota, con una bisagra situada entre el eje y la cabina trasera del vehículo de manera que los neumáticos traseros de 20 pulgadas puede permanecer firmemente agarrada a la carretera, mientras que la parte delantera de la i-Tril puede inclinarse, como si se arrodillara ante ti.

Toyota no ha compartido ningún detalle de la velocidad máxima que puede alcanzar, pero su autonomía es de más de 200 km por carga. Aunque la tecnología de auto-conducción se ha incluido en el I-Tril, Toyota cree firmemente que los conductores prefieren coger el volante con sus propias manos durante gran parte de sus viajes.

Ese conductor se coloca en el centro en el asiento de karts similar, con un banco de dos personas detrás – el cual permite a los pasajeros en la parte trasera una mejor vista de la carretera, y al mismo tiempo ganar algo de espacio para las piernas.

Así es el I-Tril de Toyota con el que quiere conquistar a los más jóvenes conductores. Sostenibilidad y diversión al volante.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

2 × cinco =