Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un informe del Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (IEEFA) pone en entredicho el futuro de las centrales térmicas de carbón de Endesa.

Según el grupo de analistas que realizó el informe, Endesa tiene previsto invertir 400 millones de euros en tres centrales eléctricas: As Pontes, Alcudia y Litoral. Una inversión que se realiza para tratar de cumplir con los límites de emisiones de dichas plantas y así poder mantenerlas en funcionamiento una serie de años.

Esta apuesta de Endesa por continuar con el carbón es más que probable que no sea rentable para la eléctrica española en manos de Enel. El informe de IEEFA asegura que esas inversiones se qudarán varadas, es decir, que no se podrán rentabilizar en el tiempo por varias cuestiones.

La primera de ellas es el plan de la UE de cerrar las centrales de carbón en los próximos años, no mucho más allá de 2030. Por lo tanto, no habría tiempo suficiente. A ello, habría que sumar que los costos de generación de estas centrales aumentarán con el precio del carbono para la década de 2020-2030.

“Es probable que la inversión de Endesa termine varada si la UE, como se espera, procede con sus compromisos relacionados con el Acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático. El acuerdo ordena efectivamente la eliminación gradual de la generación de carbón en el continente para 2030 o poco después. Los cierres obligatorios de plantas de energía de carbón, o las políticas relacionadas que elevan los precios del carbono, reducirían la oportunidad de que Endesa recuperase su inversión de las actualizaciones ambientales”, reza el informe.

Asimismo, los técnicos del IEEFA creen que mantener las centrales de carbón no tiene sentido ya que Endesa posee centrales de gas infrautilizadas y está apostando por renovables que le serían más rentables que las térmicas de carbón. Además, existe capacidad suficiente en el sistema eléctrico español para cubrir la demanda.

“Los esfuerzos planificados de modernización del carbón en Litoral, AS Pontes y Alcudia, que cubren más de 3 gigavatios de capacidad, inevitablemente desplazará otras inversiones, desacelerando Endesa y los esfuerzos más progresivos del Grupo Enel en alternativas prospectivas, incluidas las energías renovables, la digitalización y los servicios al cliente”, dice el informe.

“El Grupo Enel haría bien en pasar la página sobre su legado de carbón y cerrar las tres centrales eléctricas de Endesa en cuestión”, dijo Gerard Wynn, consultor de finanzas energéticas de IEEFA y coautor del informe. “Las tres plantas, Litoral, As Pontes y Alcudia, no son necesarias en un país con gran capacidad generadora y donde la generación de electricidad a gas existente y de combustión más limpia apenas se está ejecutando”.

Los autores señalan que mantener abiertas las centrales de carbón de Endesa sería perjudicial para la reputación de Enel a escala mundial. La italiana ha apostado por acabar con el carbón y dedicar sus esfuerzos económicos de generación a las renovables.

Además, los autores creen que estas tres centrales deberían seguir el mismo camino que Compostilla y Andorra (Teruel), a las que Enel ya ha puesto fecha de caducidad en 2020. Algo que sentó mal al Gobierno e inició el camino para controlar el cierre de las centrales eléctricas a partir de ahora.

El consejero delegado (CEO) de Endesa, José Bogas, ha explicado en alguna ocasión que mantener abiertas las centrales térmicas de carbón de Andorra (Teruel) y Compostilla (León) más allá de 2020 dependerá de la planificación energética que diseñe el Gobierno y de que el marco regulador proporcione una retribución suficiente.

Es decir, que sin ayudas sería complicado hacer rentable el futuro de las centrales. Sin embargo, IEEFA da un paso más allá y cree que Endesa debería cerrar todas las centrales de carbón cuanto antes y centrarse en la generación de futuro que no es otra que las renovables.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Diez + dos =