Eléctricas

La central hidráulica de Proaza, reconocida por el registro "arquitectura de la industria"

La central de EDP suma más de 250.000 horas de funcionamiento y más de 4.200 GWh generados de energía 100% renovable
Ningún comentario

La central hidráulica de EDP en Proaza, obra del artista Joaquín Vaquero Palacios, ha sido reconocida por la Fundación Docomomo Ibérico, que la ha distinguido con la placa que la acredita como integrante del registro “la arquitectura de la industria”.

Construida entre 1964 y 1968 para dar una solución al salto de Proaza, la central suma más de 250.000 horas de funcionamiento y más de 4.200 GWh generados de energía 100% renovable, el equivalente al consumo medio anual de más de un millón de hogares.

La Fundación Docomomo, que representa en España y Portugal a la organización internacional que tiene el objetivo de inventariar, divulgar y proteger el patrimonio arquitectónico del movimiento moderno, considera que la intervención de Vaquero Palacios en las centrales hidráulicas constituye un ejemplo único en la arquitectura española.

La hidráulica de Proaza

Proaza puede considerarse como la que integra con mayor claridad ingeniería, arquitectura, pintura y escultura.

La estructura, muy sencilla, ofrece una solución de cerramiento de superficie quebrada y desarrollable, que proporciona una gran rigidez al conjunto para contrarrestar los empujes longitudinales y transversales del puente grúa. A su vez, presenta un aspecto muy movido de planos que logran una gran integración paisajística. En uno de los muros testeros exteriores de la central hay un gran panel compuesto de 16 relieves de hormigón, que consisten en interpretaciones esquemáticas de signos de la antigüedad.

Aprueban dos obras hidráulicas urgentes en la provincia de Guadalajara
La Diputación de Guadalajara ha aprobado, en Junta de Gobierno, los proyectos técnicos de dos obras de ciclo hidráulico que se consideran inaplazables y urgentes.

En el interior se dispone un espacio central de doble altura. Los alternadores, situados en la planta baja, constituyen auténticas esculturas rodeadas por seis murales que representan motivos eléctricos y campos magnéticos.

La obra de Vaquero Palacios se extiende a más instalaciones de EDP en la región: la sede corporativa de la compañía en Oviedo, la subestación de Carrió, la central de Aboño y las centrales hidráulicas de Salime, Tanes y Miranda.

Noticias relacionadas

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios