Movilidad

China ve falta de transparencia en la investigación europea contra sus coches eléctricos

El vicepresidente de la Cámara de Comercio del gigante asiático cree que los resultados de la Comisión Europea estarán distorsionados y serán poco objetivos. Según un informe, BYD habría recibido una cuantiosa ayuda por parte del gobierno
Ningún comentario

El pasado mes de septiembre, la Unión Europea inició una investigación para descubrir si los modelos eléctricos fabricados en China han estado recibiendo subsidios estatales, proporcionándoles así una ventaja económica frente a los que se producen en otras regiones del mundo. Sin embargo, desde el gigante asiático siguen mostrando su malestar y el último ha sido el expresado por Shi Yonghong, vicepresidente de la Cámara de Comercio de China para la Importación y Exportación de Maquinaria y Productos Electrónicos (CCCME), quien se mostró preocupado ante la posibilidad de que los resultados estuvieran “distorsionados y fueran poco objetivos”.

El propio Yonghong va más allá y confirma que esta investigación habría puesto el foco de manera exclusiva y deliberada directamente en los fabricantes chinos, cercando además el coto a tres, para así sacar unas conclusiones que, a buen seguro serán poco fiables. “Esta muestra sesgada ha contaminado todo el proceso de investigación”, aclaró en una rueda de prensa reciente.

Doble rasero

Si bien la propia CCCME está formada por 12 fabricantes de coches chinos, la terna investigada a la que se hace referencia sería la formada por BYD, Geely y MG quienes junto con el grupo Dongfeng son los que más coches cero emisiones venden no solo en su país de origen, sino también en Europa. Para el propio Yonghong, además, esta investigación carece de transparencia ya que no se tendrá en cuenta a empresas de otras nacionalidades que exportan sus productos desde China, como es el caso de Tesla o Renault, entre otros.

El 20% de los coches eléctricos que se venden en Europa proviene de China
La mayoría de ventas proviene de fabricantes occidentales y solo un quinto de esas ventas son de marcas de origen chino.

Pero el propio vicepresidente de la CCCME va más allá y asegura que varios fabricantes europeos habrían expresado su oposición a dicha investigación ya que para él los fabricantes chinos no están perjudicando a los fabricantes de automóviles de la UE. Para finalizar, expresó el “doble rasero” de la propia Comisión Europea en comparación con el caso de Estados Unidos, donde se han otorgado casi 400.000 millones de dólares en ayudas para la producción de baterías y coches eléctricos. Ante estas acusaciones, la propia Unión Europea reiteró que sus conclusiones respetarían plenamente las obligaciones internacionales.

Las ayudas a BYD

En este clima, un reciente informe realizado por el Instituto Kiel de Alemania confirmaría que BYD recibió al menos 3.400 millones de euros en subsidios gubernamentales directos como parte del esfuerzo de Beijing por dominar los vehículos eléctricos y otras tecnologías limpias. Esto supone que la firma china de coches eléctricos habría pasado de percibir 220 millones de euros en 2020 a 2.100 millones de euros en 2022, permitiéndole “crecer rápidamente y dominar no solo el mercado chino, sino otros en creciente expansión como el europeo, aseguró el propio instituto. Una ayuda que habría supuesto el 3,5% de los ingresos globales de la firma en todo el 2022. Desde el propio fabricante no han querido hacer declaraciones pero también hay que tener en cuenta que el estudio del Instituto de Kiel confirma que el gobierno chino otorga una gran cantidad de fondos a diferentes empresas, hasta el punto de que el 99% de las que cotizan en bolsa recibieron incentivos por parte de su gobierno.

Noticias relacionadas

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios