Eléctricas

El Banco Mundial tumba la teoría de que el carbón 'cura' la pobreza energética

Ningún comentario
Centrales térmica de carbón.
Centrales térmica de carbón.

El Banco Mundial asegura que el carbón no cura la pobreza mundial. De esta manera, el organismo internacional rechaza el argumento principal de la industria para que se construyan nuevas instalaciones de combustibles fósiles en los países en desarrollo.

En un desaire hacia las empresas del carbón, petróleo y gas, Rachel Kyte, enviada especial del Banco Muncial contra el Cambio Climático, ha afirmado que el uso continuado de carbón fue cobrando un alto costo en algunos de los países más pobres del mundo. Ese costo se transforma en fuertes impactos contra la salud, así como  favorecer el cambio climático,  por lo que está imponiendo consecuencias aún más graves en occidente.

"En general, en todo el mundo tenemos que dejar de depender del carbón", dijo Kyte un evento en Washington organizado por la New Republica y el Centro para el Progreso Americano. "Hay un enorme costo social con el carbón y los combustibles fósiles", dijo.

Compañías de carbón, petróleo y gas han hecho retroceder los esfuerzos para combatir el cambio climático con el argumento de que los combustibles fósiles son una cura para la pobreza energética, que están llevando a cabo los países en desarrollo.

Peabody Energy, la empresa privada de carbón más grande del mundo, ha ido incluso más lejos. Llegó a afirmar que gracias al carbón se habría evitado la propagación del virus del Ébola.

Sin embargo, Kyte dijo que cuando se trataba de países con una elevada tasa de pobreza, el carbón era parte del problema y no parte de una solución más amplia.

"¿Si creo que el carbón es la solución a la pobreza? Hay más de 1.000 millones de personas hoy en día que no tienen acceso a la energía", dijo Kyte. "Si todos ellos tuviesen acceso al carbón mañana sus tasas de enfermedad respiratoria subirían. Tenemos que ampliar el acceso a la energía a los pobres y tenemos que hacerlo de la manera más limpia posible porque los costos sociales de carbón son incontables y perjudiciales, al igual que las emisiones globales".

Es por ello que el Banco Mundial ve el cambio climático como un motor de crecimiento de la pobreza, que amenaza décadas de desarrollo.

El organismo ha apoyado firmemente los esfuerzos para llegar a un acuerdo en París a finales del año que limiten el calentamiento global a un aumento de dos grados celsius.

Sin embargo, incluso ese acuerdo puede no ser suficiente para evitar las consecuencias graves en algunos de los países más pobres del mundo, dijo Kyte.

Compañías de combustibles fósiles argumentan que los bajos precios mundiales del carbón y el petróleo son un beneficio para los países pobres.

Peabody lanzó una ofensiva global de comunicación en torno al término de "pobreza energética", tratando de renombrar el carbón como una cura de la pobreza. Portavoces de Shell han llamado a esforzarse para reducir el uso de combustibles fósiles en los países en desarrollo, lo que se denomina como "colonialismo energético", asegura el diario británico The Guardian.

El Banco Mundial dejó de financiar nuevos proyectos de carbón, salvo en "circunstancias excepcionales" hace tres años después de que EEUU, Gran Bretaña y los Países Bajos se opusieran a su decisión de financiar una nueva planta térmica de carbón en Sudáfrica.

EEUU dejó de invertir en nuevos proyectos de carbón en el extranjero en 2011, y pidió a las instituciones de crédito como el Banco Mundial hacer lo mismo.

Kyte dejó un pequeño espacio para que el Banco Mundial financie futuros proyectos de carbón, pero dejó claro que sólo sería en las circunstancias más aisladas. "No tenemos carbón en nuestra línea, aparte de una circunstancia particularmente extrema", dijo.

Noticias relacionadas

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios