Renovables

La eólica y la solar superan al gas en generación eléctrica por primera vez en Europa

Uno de cada cinco megavatios consumidos en Europa proceden de ambas tecnologías renovables
Ningún comentario

La eólica y la solar generaron una quinta parte (22%) de la electricidad de la UE en 2022, superando por primera vez al gas (20%), según el informe European Electricity Review publicado por el think tank sobre energía Ember.

La cuota de la electricidad producida con carbón aumentó sólo 1,5 puntos porcentuales para generar el 16% de la electricidad de la UE en 2022, con caídas interanuales en los últimos cuatro meses de 2022. Europa evitó una amenaza de retorno al carbón tras la crisis energética de 2022.

"Europa ha evitado lo peor de la crisis energética", afirma Dave Jones, responsable de Data Insights de Ember. "Los shocks de 2022 sólo causaron una pequeña onda expansiva en la producción de electricidad a partir del carbón y una enorme ola de apoyo a las renovables. Cualquier temor a un repunte del carbón ya ha muerto".

Europa capea la triple crisis

El análisis de Ember revela que Europa se enfrentó a una triple crisis en el sector eléctrico en 2022. Justo cuando Europa se apresuraba a cortar lazos con su mayor proveedor de gas, se enfrentó a los niveles más bajos de energía hidroeléctrica y nuclear en al menos dos décadas, lo que creó un déficit equivalente al 7% de la demanda total de electricidad de Europa en 2022.

El crecimiento récord de la eólica y la solar ayudó a amortiguar el déficit hidroeléctrico y nuclear. La generación solar fue la que más aumentó, con un récord de 39 TWh (+24%) en 2022 -casi el doble de su récord anterior-, lo que contribuyó a evitar 10.000 millones de euros en costes de gas. Veinte países de la UE establecieron nuevos récords de energía solar en 2022.

La menor demanda de electricidad también contribuyó a reducir el déficit. La demanda de electricidad en la UE cayó un 7,9% en el último trimestre de 2022 en comparación con el mismo período del año anterior (-56 TWh), cifra cercana a la caída del 9,6% (-61 TWh) registrada en el segundo trimestre de 2020, cuando se impusieron por primera vez los confinamientos en gran parte de Europa.

Nuclear e hidroeléctrica

El clima templado fue un factor decisivo, pero las presiones sobre los precios probablemente desempeñaron un papel, junto con las mejoras de la eficiencia energética y la actuación solidaria de los ciudadanos para reducir la demanda de energía en tiempos de crisis.

Sólo una sexta parte del déficit nuclear e hidroeléctrico se cubrió con carbón. La generación de carbón aumentó un 7% (+28 TWh). Como resultado, las emisiones del sector eléctrico de la UE aumentaron un 3,9% (+26 MtCO2) en 2022 en comparación con 2021.

Podría haber sido mucho peor: la eólica, la solar y una caída de la demanda de electricidad impidieron un retorno mucho mayor al carbón. En contexto, el aumento del carbón no fue sustancial: la energía de carbón se mantuvo por debajo de los niveles de 2018 y solo añadió un 0,3% a la generación mundial de carbón.

La electricidad generada con carbón en la UE cayó en los cuatro últimos meses de 2022, con un descenso interanual del 6%. Las 26 centrales de carbón puestas en situación de emergencia para el invierno funcionaron a una media de sólo el 18% de su capacidad. A pesar de importar 22 millones de toneladas adicionales de carbón a lo largo de 2022, la UE sólo utilizó un tercio. Los países están tan comprometidos con la eliminación progresiva del carbón como lo estaban antes de la crisis.

Tal vez lo más sorprendente sea que la generación de gas se mantuvo casi sin cambios (+0,8%) en 2022 en comparación con 2021, a pesar de los precios récord. El gas generó el 20% de la electricidad de la UE en 2022, frente al 19% del año anterior. Sin embargo, se espera que esta tendencia cambie drásticamente en este ejercicio.

La generación de gas registrará una caída récord en 2023

Las últimas indicaciones de la industria sugieren que en 2023 se acelerará la transición europea a la eólica y la solar en respuesta a la crisis energética y se recuperarán la

hidroeléctrica y la nuclear francesa. Como consecuencia, Ember calcula que la generación con combustibles fósiles podría desplomarse un 20% en 2023, el doble que en 2020. La generación de carbón disminuirá, y la de gas (que se prevé que siga siendo más caro que el carbón al menos hasta 2025) será la que caiga más rápidamente.

"La transición europea hacia una energía limpia sale de esta crisis más fortalecida que nunca", afirma Dave Jones, responsable de Data Insights de Ember. "Los países europeos no sólo siguen comprometidos con la eliminación progresiva del carbón, sino que ahora se esfuerzan por eliminar también el gas. Sin duda, la crisis energética ha acelerado la transición eléctrica en Europa. Europa se precipita hacia una economía limpia y electrificada, y esto se pondrá de manifiesto en 2023. El cambio se acerca rápidamente y todo el mundo debe estar preparado".

Walburga Hemetsberger, CEO de SolarPower Europe, afirma: "La energía solar está dando un paso adelante justo cuando Europa más la necesita. Estas nuevas cifras demuestran que el rápido crecimiento de la energía solar es realmente la base de la transición energética. En 2023, con el apoyo adecuado, la energía solar batirá más récords, reducirá aún más la demanda de energía fósil y nos acercará un año más a una Europa 100 % renovable".

Giles Dickson, CEO de WindEurope, señaló: "La eólica y la solar generaron más electricidad que el gas en 2022. Y Europa construyó 15 GW de nueva energía eólica. No está nada mal, dados los retos a los que se enfrentó la industria eólica el año pasado. Pero hace falta mucho más para cumplir los objetivos europeos en materia de energías renovables.

REPowerEU ha empezado a simplificar los largos y complejos procedimientos de concesión de permisos. Pero la UE también debe impulsar su política industrial de energías limpias y diseñar correctamente su mercado para que Europa vuelva a ser un lugar atractivo para las inversiones en energías renovables. La Ley de Industria Net-Zero debe reforzar la cadena de suministro de energía eólica y apoyar las inversiones en fabricación de turbinas y componentes, puertos, redes y buques".

Noticias relacionadas

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios