Eléctricas

Reactores presurizados europeos: las últimas y costosas decepciones de la energía nuclear

Los únicos elementos comunes del diseño de reactores de nueva generación son problemas imprevistos que han provocado costosos retrasos y disparado los precios.
Ningún comentario

Los reactores presurizados europeos (EPR), presentados como una alternativa más segura a los anteriores diseños de centrales nucleares, no han hecho hasta ahora mucho por desmentir que las centrales nucleares siempre cuestan más de lo previsto y tardan más en construirse de lo prometido.

Un análisis realizado por el Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (IEEFA) sobre los cinco proyectos construidos o en construcción revela que los únicos elementos comunes del diseño de nueva generación son problemas imprevistos que han provocado costosos retrasos y disparado los precios.

"Puede que la energía nuclear acabe teniendo un papel en la transición energética", afirma Frank Bass, editor de IEEFA y autor del estudio. "Desgraciadamente, el tiempo y el dinero que se necesitarán para aprender a construir proyectos nucleares seguros y rentables son tiempo y dinero que no tenemos".

El informe de la IEEFA analiza la central nuclear de Flamanville (Francia), el reactor Olkiluoto 3 (Finlandia), el proyecto Hinkley Point C (Reino Unido) y los dos reactores de Taishan (China). Los defensores de la energía nuclear sostienen desde hace tiempo que la construcción de nuevos diseños de reactores conlleva una curva de aprendizaje y que los costes deberían reducirse a medida que los ingenieros adquieren experiencia.

Sin embargo, un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) de 2020 ha descubierto que las sucesivas iteraciones del mismo diseño nuclear en EEUU suelen dar lugar a costes aún mayores. El análisis del IEEFA descubrió que los diseños de EPR parecen seguir el mismo patrón.

Problemas varios

En la actualidad, sólo dos EPR están en pleno funcionamiento. La construcción de los reactores Taishan 1 y 2 en el sur de China comenzó en 2009. Los proyectos, con un coste estimado de 7.500 millones de dólares y fecha de finalización en 2013, se completaron en 2018 y 2019. Una de las unidades, sin embargo, estuvo parada durante un año entero en 2020 debido a unas barras de combustible defectuosas, un componente clave en un reactor.

Tres EPR en Europa también han informado de problemas significativos: el reactor de Flamanville, en Normandía (Francia), costaría 3.300 millones de euros y estaría terminado en 2012. La construcción comenzó en 2007. Desde entonces, los problemas relacionados con las soldaduras de la vasija del reactor han contribuido a elevar el coste a 13.200 millones de euros, y no se espera que la carga de combustible se produzca hasta 2024.

El reactor Olkiluoto 3, situado en el sur de Finlandia, empezó a construirse en 2005. Aunque en un principio se preveía que costaría 3.000 millones de euros y estaría terminado en 2009, su precio se ha disparado hasta los 11.000 millones. Tras varios retrasos, estaba previsto que entrara en funcionamiento el año pasado, pero problemas con las bombas de agua de alimentación han retrasado su puesta en marcha hasta 2023.

El proyecto Hinkley Point C, en el suroeste del Reino Unido, comenzó a construirse en 2017 con un coste estimado de 18.000 millones de libras. Los problemas de ubicación, sin embargo, han hecho que los costes se disparen hasta los 25.000 millones de libras, y no se espera que el proyecto esté terminado antes de 2027.

Construcción de varios reactores más

A pesar de los problemas con las EPR, el gobierno francés -que recientemente anunció planes para nacionalizar completamente Électricité de France S.A. (EDF)- ha estado presionando para que se construyan más. EDF tiene un acuerdo de principio para construir media docena de EPR en la India y ha estado comercializando agresivamente el diseño en Eslovaquia y Polonia.

"Es cierto que deberíamos tener fuentes de electricidad diversificadas", dijo Bass. "Pero esas fuentes deben ser probadas y rentables. La energía eólica y la solar son ambas cosas. Los inversores y los contribuyentes estarán mejor servidos con fuentes de energía renovable menos costosas", dice.

Noticias relacionadas

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios