Movilidad

Elecciones Europeas 2024: ¿qué propone cada partido en movilidad?

Los cinco grandes grupos políticos afrontan unas elecciones europeas que, en el caso del sector del automóvil, tienen puesto el foco en la electrificación y la problemática de China. Estas son sus principales propuestas

Ningún comentario

Mañana la ciudadanía europea está citada a votar para elegir los mandatarios que les representarán en el Parlamento Europeo durante los próximos cinco años. Desde 1979, los eurodiputados se eligen directamente por los ciudadanos de los diferentes países de la Unión Europea (UE). En el caso de España, se tendrán que elegir a un total de 61 representantes, entre un total de 33 candidaturas, que ofrecerá una correlación de fuerzas entre las principales formaciones políticas nacionales como son el PSOE, PP, Sumar, VOX o Podemos, entre muchos otros. Sin embargo, en la Eurocámara los partidos políticos se organizan en función de su afinidad ideológica, no por nacionalidades. Actualmente, existen siete grupos políticos en el Parlamento Europeo donde se inscriben la mayoría de cargos electos aunque hay quien decide no formar parte de ninguno y entra en el grupo de los no inscritos.

Muchas son las cuestiones que hay sobre la mesa pero en lo que a movilidad se refiere, hay varios frentes abiertos, la mayoría de ellos enfocados al vehículo eléctrico y, sobre todo, a la problemática con las importaciones de coches chinos, poniendo el foco en los aranceles. Por eso a menos de 24 horas de que se abran las urnas de todo el Viejo Continente vamos a repasar, con la ayuda de Europa Press, cuáles son las propuestas de los diferentes partidos de nuestro país. Aquí te las dejamos.

PP: confianza en los motores tradicionales

Surtidor de gasolina. FOTO: Cepsa
Surtidor de gasolina. FOTO: Cepsa

El Partido Popular abogan por posponer la prohibición de venta de coches de motor de combustión que la Comisión Europea, bajo la presidencia de Úrsula von der Leyen, de la misma familia política, quiere imponer desde 2035. En este caso, dicen que se tendrá que hacer una vez “se alcance la electrificación en España” con la cobertura suficiente en todo el país garantizando la adquisición de vehículos eléctricos para las familias.

Además, entienden que el Ejecutivo comunitario y los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países que componen la UE deben “dar pasos más decididos” para garantizar que la infraestructura de carga sea la adecuada. También le preocupa la crisis de competencia que pueda abrir China aunque en este apartado se limita a presionar para paliar las diferencias con las marcas del gigante asiático y las facturas de los fabricantes tradicionales europeos.

El parque móvil español será viejo y contaminante para 2027

En otro orden de asuntos, la formación que dirige Alberto Núñez Feijóo quiere crear una normativa que garantice el mantenimiento y buen estado de las autovías y autopistas en España, en este caso, con la promesa de desplegar una red que conecte a la Península Ibérica con el resto de la UE. Al tiempo, se aboga por eliminar los costes extra por maletas o viajar con niños y más multas a las compañías por los retrasos, entre otros, de los vuelos.

POSE: quien contamine, que pague

En el caso del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se focalizan en “garantizar el cumplimiento de los compromisos climáticos, ambientales y sociales derivados del Pacto Verde Europeo”. Según su programa, pedirán a Europa, un transporte público más asequible y sostenible, poniendo especial énfasis en el impulso del Corredor Atlántico, las zonas rurales y el Mediterráneo. Sobre la contaminación, en aras de cumplir con lo ya firmado, abogan por el concepto de quien contamina paga, bonificando o finalizando fiscalmente a las empresas que no cumplan con sus objetivos climáticos. Además, piden multas para las ciudades que no implanten las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) y cumplan los requisitos para hacerlo.

VOX: revertir los acuerdos

En el caso del partido liderado por Santiago Abascal, la dirección apuesta por revertir el Pacto Verde Europeo y la Agenda 2030 y que, por lo tanto, se mantengan los coches de combustión más allá de 2035 y 2050. En general, quieren poner fin a cualquier medida que “criminalice” la industria del automóvil.

Sumar: hacia la reducción de emisiones

En la dirección opuesta a VOX, se enfilan las propuestas en Sumar, donde llevan en su programa electoral adelantar la reducción de emisiones de gases contaminantes a 2040. En concreto, propone reducir las emisiones de los Estados miembros en un 65% para 2030 en vez de en un 55% como está recogido. En la coalición que dirige Yolanda Díaz se fijan en el ejemplo alemán y quieren crear una tarifa plana europea de transporte público para viajar entre países comunitarios al tiempo que piden inversión en infraestructuras. A través del instrumento de los planes de movilidad urbana sostenible quieren desplegar en todas las ciudades de Europa una red de carriles bici y para vehículos de movilidad personal y revertir sus prohibiciones en algunas urbes del continente.

Podemos: foco en los eléctricos

Punto de recarga para eléctricos de Iberdrola y Northgate. FOTO: Iberdrola
Punto de recarga para eléctricos de Iberdrola y Northgate. FOTO: Iberdrola

Asimismo, en el caso de Podemos apuestan por aumentar la presencia del coche eléctrico y abaratarlo a través de una mejor fiscalidad con reducciones al impuesto de matriculación para los eléctricos e híbridos. El objetivo es llegar a 25% de cuota de mercado de vehículos eléctricos el año que viene (actualmente el mercado está en menos del 5%) y hasta el 70% en 2030 para tener una flota completamente ‘verde’ a principios de la década de 2040.

El coche eléctrico sigue generando confianza entre los usuarios
La 16ª edición del Observatorio de Movilidad de Arval sigue reflejando que quien prueba un eléctrico apenas piensa en volver a los motores de combustión

El partido que representa Irene Montero cree que hay que abaratar el transporte público y quiere hacerlo gratuito para los menores de 26 años en toda Europa con viajes que cubran trayectos nacionales e intracomunitarios. Dentro de las ciudades, opinan que debería circular por todas sus calles a, como máximo, 30 km/h y a través de una directiva europea quieren que las ciudades de más de 50.000 habitantes y las empresas con más de 100 empleados tengan que establecer planes de movilidad que “incluyan rutas, acceso y transporte alternativo al coche privado”. Además, en el transporte por carretera plantearán un Programa Europeo de Reducción de Emisiones para impulsar los camiones eléctricos y de combustibles alternativos, aunque no se especifica a qué se refieren en este punto concreto.

Noticias relacionadas

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios